¿Las mejores historias son las que nunca suceden?

me quedo con tu mirada, con tus ojos clavados en mi la primera vez que coincidimos, lo noté, lo sentí…conectamos. En ese primer contacto no importó nada, ni la diferencia de edad o de vida…sólo que tú me miraste y yo te miré. Un intercambio no sólo de miradas sino también de energía que duró cada uno de los días que nos encontramos. Pero el temor al rechazo ajeno, al “¿cómo se va a fijar en mi? fue mutuo convirtiendo lo que pudo ser en lo que no fue, ¿quizá será?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: