Amistad…


Dícese de ella que es el ” afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato”.
Puede que sea una definición demasiado grande convirtiéndola en una de esas palabras que mitificamos

No sé si será la lluvia o viejos recuerdos, el caso es que hoy me ha visitado esta palabra. “¿Estás segura que me usas con las personas adecuadas. No sé si X se merece mi nombre, ¿tú que crees?”.
Y tras escribir esas palabras en mi mente, se ha ido dejándome dubitativa, triste, vacía…

Y preguntándome sobre ella, sobre cuales son los parámetros de la amistad, me he encontrado con una frase que May me había dejado en el facebook:”La amistad es un cúmulo de intereses. Es triste pero cierto, créeme” .
A veces he tenido esa dolorosa sensación, cuando alguien sólo te llama para pedir pero no para ofrecer, para hablar pero nunca para escuchar…Pero, y si estoy siendo demasiado exigente, y si a los amigos no se les debe pedir ni juzgar como dicen también por ahí…

“La vida está lleva de esos chascos producidos por aquellos que consideras amigos y no lo son… en fin que remedio cuánto antes te los quites de encima mejor, menos lastre…” me ha comentado Vanessa.
¿Por qué será que las decepciones amistosas duelen más que las amorosas?, ¿por qué es más complicado perdonar a un amigo que a un amante?.

“Porque por algo soy una de las palabras más bonitas” me ha susurrado cómplice amistad,saliendo de mi cabeza para instalarse en mi alma…exponiéndome al dolor de la decepción, de nuevo.

4 comentarios to “Amistad…”

  1. Nessa Says:

    Hoy buscando cosas sobre la amistad he leido esto en un blog y no he podido dejar de copiarlo para releerlo siempre que me de el bajón:

    “Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino, algunas recorren el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar, más otras apenas vemos entre un paso y otro, a todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos.

    Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza uno de nuestros amigos, el primero que nace del brote es nuestro amigo papá y nuestra amiga mamá, que nos muestra lo que es la vida, después vienen los amigos hermanos, con quienes dividimos nuestro espacio para que puedan florecer como nosotros.

    Pasamos a conocer a toda la familia de hojas a quienes respetamos y deseamos el bien, más el destino nos presenta a otros amigos, los cuales no sabíamos que irían a cruzarse en nuestro camino, a muchos de ellos los denominamos amigos del alma, de corazón, son sinceros, son verdaderos, saben cuando no estamos bien, saben lo que nos hace feliz.

    Y a veces uno de esos amigos del alma estalla en nuestro corazón y entonces es llamado un amigo enamorado. ese da brillo a nuestros ojos, música a nuestros labios, saltos a nuestros pies. más también hay de aquellos amigos por un tiempo, tal vez unas vacaciones o unos días o unas horas. Ellos acostumbran a colocar muchas sonrisas en nuestro rostro, durante el tiempo que estamos cerca. Hablando de cerca, no podemos olvidar a amigos distantes, aquellos que están en la punta de las ramas y que cuando el viento sopla siempre aparecen entre una hoja y otra.

    El tiempo pasa, el verano se va, el otoño se aproxima y perdemos algunas de nuestras hojas, algunas nacen en otro verano y otras permanecen por muchas estaciones, pero lo que nos deja más felices es que las que cayeron continúan cerca, alimentando nuestra raíz con alegría, Son recuerdos de momentos maravillosos de cuando se cruzaron en nuestro camino.

    Te deseo, hoja de mi árbol, paz, amor, salud, suerte y prosperidad. simplemente porque cada persona que pasa en nuestra vida es única, siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros.

    Habrá los que se llevarán mucho, pero no habrán de los que no nos dejarán nada. esta es la mayor responsabilidad de nuestra vida y la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad.”

    Besos y muchos ánimos guapa, todo pasa y de ello aprendemos y si, estoy contigo la decepción de un amigo duele y persiste mucho más que la de una pareja, no sé por qué…

    Nessa

    • gloria Says:

      Fallos tenemos todos y a un amigo por supuesto que se le perdonan pero cuando no es fallo si no decepción…eso es más complicado…¿se puede volver a confiar en un amigo, a llamarle como tal de nuevo?, ¿cómo impedir que influya en otras amistades, cómo mantener la confianza ciega?…

  2. Nessa Says:

    Yo me he decepcionado muchísimas veces con amistades y perdonar perdonas pero olvidar te garantizo que no olvidas. No me considero rencorosa pero si precavida, más vale estar ojo avizor.
    Actualmente no le exigo, ni le pido a ningún amigo nada más allá de que el rato que pasen conmigo sea real de verdad y nos lo pasemos bien, pero no puedo exirgirles porque yo no puedo dar nada, no tengo tiempo ni fuerzas… Me da rabia pero el ritmo de vida que llevo entre casa, trabajo, familia apenas me da tiempo para vivir.

  3. La desconfianza de Karen | Princesas por derecho propio Says:

    […] me relató la secuencia de los hechos y cómo el dolor se había transformado en desconfianza. “Eso me suena”, le contesté. Y así, lo que empezó siendo un mano a mano con mi capuccino acabó en […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: