El hombre que soñaba con volar

No podía ser en otro lugar. La estatua de Count Ferdiland von Zeppelin debía estar aquí, en Friedrischafen, vislumbrando su lago, ese lago en el que su invento hizo las primeras ascensiones. El 2 de Julio de 1900 el primer zeppelin sobrevoló el Lago Constanza. El dirigible transportó a cinco personas, alcanzó una altura de 396 m y recorrió una distancia de 6 km en 17 minutos.

El primer zeppelín estaba formado por una hilera de 17 cámaras de gas recubiertas de tela encauchada y el conjunto iba encerrado en una estructura cilíndrica cubierta por una tela de algodón de superficie uniforme. Tenía 128 m de largo, 12 m de diámetro y admitía un volumen de hidrógeno de 11,3 millones de litros. Se controlaba con timones a proa y popa y tenía dos motores de combustión interna Daimler de 11 kW (15 CV), cada uno de los cuales impulsaba dos propulsores. Los pasajeros, la tripulación y el motor iban en dos góndolas de aluminio suspendidas delante y detrás.

El creciente interés en sus vuelos iba de la mano de las donaciones que recibía para seguir investigando.
Aportaciones a las que se sumó la realeza después de que el Zeppelin LZ4 se estrellase en Echterdingen.
Todo el mundo quería participar en el invento. Se reunieron 6 millones de marcos alemanes. Un montante que se utilizó para desarrollar el Luftschiffbau Zeppelin y una Fundación Zeppelin.
Desde 1908 hasta 1937 fueron los años dorados de estos “cigarros voladores”.

De hecho, entre 1928 y 1937 se hicieron realidad los vuelos trasatlánticos, era el sueño de Count Ferdiland von Zeppelin. Un sueño que no pudo cumplir dado que él murió en 1917.


La buena época acabó de forma estrepitosa. El accidente del drigible Hindenburg 20 años más tarde, el 6 de mayo de 1937, en la Estación Aeronaval de Lakehurst,terminó con la historia de los dirigibles como medio de transporte.

En los años 90, los Zeppelins volvieron a surcar el cielo.
Desde 2001, los zeppelin ofrecen al que se acerca a Friedrichshafen la posibilidad de volar a lo largo del Lago Constanza. La duración del vuelo,30 minutos. El precio,260 euros por persona.

Una curiosdiad: el accidente del dirigible en 1937 sirvió de inspiración para el nombre del conocido grupo de rock Led Zeppelin. Al parecer, Keith Moon les aseguró que la banda “se vendría abajo como un zeppelín de plomo” (en inglés Lead Zeppelin, que se pronuncia muy parecido a Led Zeppelin). El Hindenburg también aparece en la portada de su primer álbum.

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: