Las flores de Sonderborg /2

Lo hiciste. Te sentasté pero no permaneciste callado.
Ójala lo hubieras hecho, hubiera sido mejor que tus silencios hubieran ganado la batalla a tus palabras.
De haberlo hecho, podría seguir autonconvenciendome de que no sé nada de ti, de que tu misterio oculta facetas tuyas que me alejarían de ti, seguiría refugiándome en las sombras que proyectas como escudo para no arrojarme a tus brazos.

Conversamos.Conectamos ( como en el fondo siempre supimos/temimos).
Has dejado de ser una ilusión para ser una realidad.

Te vuelves a ir, dejándome más confundida que nunca, haciendome ver lo peor de mi, la cobardía que me impide dejarlo todo y apostar por ti.

Etiquetas:

2 comentarios to “Las flores de Sonderborg /2”

  1. Gemma Says:

    Freud deia: mai estem tant indefensos davant el patiment com quan estimen.
    M’ha agradat molt.

  2. gloria Says:

    moltes gràcies Gemma.
    Quanta raò tenía Freud…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: