Las flores de Sonderborg

Sólo sé que trastocas mi vida con tus idas y venidas.
Que cuando apareces revolucionas mi cuerpo y alma, haciendo que en mi mente sólo haya espacio para tu nombre y que por las noches sueñe contigo aunque no seas tú quien comparta mi cama.
Que cuando te evaporas el vacío se apodera de mi una vez más y tu ausencia vuelve a llenar mi vida de monotonía.

Así que por favor, siéntate esta vez, aunque sea por unos minutos, unas horas o una vida. No hace falta que digas nada, sólo permanece …a mi lado.

Etiquetas:

5 comentarios to “Las flores de Sonderborg”

  1. maruja Says:

    ¡pues me gusta muchísimo! sobre todo ese ‘siéntate esta vez’. hay pequeñas frases que son toda una vida

  2. escarlatta Says:

    Bello el relato de esta siesta, y cuando dice no digas nada, solo permanece… a mi lado.

    Tanta ausencia y meneo le tiene en un sinvivir, con lo facil que sería que cogiera la maleta o moxila…

  3. Raquel Says:

    Precioso. Me he quedado con ganas de seguir leyendo…

  4. El placer de dar las gracias « Jutlandia's Blog Says:

    […] tenga mi blog, este blog, entre sus preferidos y por el “subidón” que me provocó su comentario, porque en estos días de desencanto con la profesión, son los pequeños momentos los que hacen […]

  5. Las flores de Sonderborg | Princesas por derecho propio Says:

    […] Así que por favor, siéntate esta vez, aunque sea por unos minutos, unas horas o una vida. No hace falta que digas nada, sólo permanece …a mi lado. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: